¿Qué responder a la pregunta sobre tus “defectos y cualidades” durante una entrevista de trabajo?

7 min de lectura

Publicado el 23/06/21

El autoconocimiento es la clave para resolver muchos problemas en todos los ámbitos de la vida. Entre otras cosas, ayuda a analizar dónde nos encontramos y hacia dónde queremos ir. Y, al momento de solicitar un trabajo, te permite conocer las respuestas sobre los defectos y cualidades, de cara a la entrevista. 

Este es el momento de usar la sinceridad y comprender que las empresas no pretenden contratar profesionales perfectos, pues entienden que todo ser humano está dotado de habilidades y puntos para mejorar. 

Si quieres prepararte para una entrevista de trabajo y ser consciente de cuáles son las mejores respuestas para esas preguntas, ¡sigue leyendo esta publicación! 

 

¿Por qué se hacen preguntas sobre cualidades y defectos? 

Cualquiera que haya pasado por un proceso de selección sabe que consta de varias etapas. También reconoce que la entrevista no es una más de estas etapas, sino una de las más importantes, ya que es allí donde se profundiza el conocimiento de ambas partes. 

Tanto el reclutador como el candidato tienen, en esta etapa, la oportunidad de obtener un poco más de información. Y este es el objetivo principal de las preguntas de los entrevistadores: comprender cómo puede trabajar el posible colaborador o colaboradora en la empresa. 

Por tanto, es totalmente aceptable e incluso esperado que el entrevistado tenga dificultades y problemas. La pregunta que surge aquí es si sabe qué son y qué hacer para solucionarlos, tomando en cuenta el grado de madurez e inteligencia emocional que tiene el candidato para abordarlos. 

La vida diaria en una organización requiere que un profesional esté abierto a las críticas y posibles retroalimentaciones negativas. Si una persona tiene la humildad de reconocer sus propios defectos, acepta aprender y trabaja para mejorar, se destaca por tener una competencia esencial para el mercado. 

Por tanto, la honestidad es la mejor forma. Después de todo, si no puede hablar de una debilidad en la entrevista, el reclutador sospechará que también oculta sus errores y defectos en su trabajo diario. 

 

¿Cuáles son las mejores respuestas sobre defectos y cualidades durante la entrevista de trabajo? 

La respuesta a esa pregunta puede variar de un individuo a otro, ya que cada uno tiene su propia personalidad. Sin embargo, aunque cada persona tiene que responder a las preguntas según su subjetividad, es posible pensar en el tema de antemano. 

Es necesario analizar en profundidad las cualidades y defectos, tanto técnicos como de comportamiento. Por ello, es importante averiguar cuáles son los requisitos de la vacante y hacerse preguntas que sean relevantes para su ejecución. 

Algunos ejemplos de preguntas a considerar son: ¿Cómo son mis habilidades de escritura? ¿Mi inglés es óptimo? ¿Me gusta lidiar con números? ¿Trabajo bien bajo presión? ¿Se me facilita trabajar en equipo? Estas preguntas guían su reflexión y producen buenas conclusiones. 

Para ayudarte a pensar en tus respuestas, hemos hecho una lista de las cualidades más buscadas por los reclutadores, y una con los defectos que pueden obstaculizar tu solicitud.  

CUALIDADES 

Cuando informes tus cualidades, debes comprender que hablar sobre características que son suposiciones básicas no te colocará en una posición destacada. Un ejemplo, es decir que eres honesto y sincero. Estas son cualidades que se esperan de cualquier persona. Entonces, concéntrate en tus diferenciadores. Es importante destacar aspectos como: 

  • Organización
  • Flexibilidad
  • Creatividad
  • Experiencia
  • Puntualidad
  • Proactividad 

Debes vincular tus mejores características a los requisitos de la vacante. Por ello, es importante dar ejemplos de las cualidades que mencionaste, aunque sean situaciones vividas fuera del contexto empresarial, al fin y al cabo, si no tienes experiencia profesional, poco tendrás que decir sobre este punto de vista. 

Por lo tanto, no hay ningún problema en contar tus experiencias educativas o incluso en el entorno familiar. Por ejemplo, si deseas enfatizar tus habilidades de liderazgo, puedes decir algo como: "Yo siempre dirijo el trabajo en equipo", "Me gusta organizar el amigo secreto en Navidad", etc. 

DEFECTOS 

Hablar de defectos no es malo. Lo ideal es que los admitas como fallos, y busques lo positivo en tenerlos, o demuestres lo que haces para superarlos. Por lo tanto, asume la responsabilidad de todos ellos y nunca culpes a otras personas. 

Los reclutadores están capacitados, y entrevistan a muchas personas, por lo que saben distinguir una respuesta sincera, de una que no lo es tanto. Considera abordar temas como: 

“Tengo dificultad para hablar en público, pero siempre busco técnicas para practicar y mejorar” 

“Puedo tardar mucho en realizar una tarea, pero siempre trato de realizarla de la mejor manera posible” 

"Tengo problemas para administrar mi tiempo, pero estoy usando una aplicación que me ha ayudado mucho con mi organización". 

Al saber hablar de tus defectos y confirmar que buscas mejoras, demuestras que sabes hacer una autoevaluación, que estás en progreso y que eres una persona comprometida con tu desarrollo personal y profesional. 

LO QUE NO SE DEBE DECIR 

Un punto fundamental, a la hora de dar las respuestas, es no intentar transformar cualidades en defectos. Trata de escapar de clichés como "Soy un perfeccionista", "Estoy ansioso", "Soy un adicto al trabajo", etc. 

Además, evita hablar de defectos que podrían ponerte en una mala posición como colaborador. Por ejemplo, decir que eres irresponsable, emocionalmente explosivo, pesimista, muy indeciso, entre otros, solo hará que los reclutadores te vean como un problema futuro para la organización. 

Las empresas generalmente buscan personas que trabajen bien en equipo, y los reclutadores buscan esa cualidad desde la entrevista, especialmente aquellas que se hacen en grupo. Decir que no te gusta trabajar así es contraproducente. 

Para saber qué decir o no decir, es necesario conocer la vacante y la empresa. Así como, vincular tus habilidades a los requisitos del puesto pretendido, sin demostrar defectos que sean incompatibles con la función. 

Una buena preparación puede determinar tu éxito en un proceso de selección. Con la competencia cada vez en aumento, es necesario ceñirse a los detalles para no caer en un momento tan importante como la conversación con un reclutador. 

Conocerte a ti mismo ayuda a dar buenas respuestas sobre los defectos y las cualidades durante la entrevista de trabajo. Así, puedes reducir el nerviosismo y revelar seguridad al entrevistador, requisitos imprescindibles para un buen profesional. 

 

¿Te resultó útil esta publicación? ¿Te sientes mejor preparado para afrontar las frecuentes preguntas sobre cualidades y defectos? ¡Suscríbete a nuestro newsletter y recibe de primera mano el mejor contenido que ManpowerGroup tiene para ti! 

Además, no dudes en registrarte en nuestra base de talentos ingresando aquí

Deje un comentario